Aumenta violencia callejera en el país; CDMX lidera la epidemia

Redacción / 21 de febrero de 2019 / con información de Milenio

 

La crisis de violencia callejera en México escala y ya desborda al sector salud: cinco personas llegan cada hora a una sala de emergencias del país con heridas de cuchillo o bala.

En solo cuatro años, la cifra de mexicanos atendidos por los servicios de urgencia hospitalaria por lesiones ocasionadas por arma de fuego y punzocortantes se elevó casi 60 por ciento, al pasar de 29 mil 779 casos en 2014 a un total de 47 mil 542 en 2018, de acuerdo con el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud (Sinave), con el que se lleva control de enfermedades transmisibles, accidentes y otros problemas de salud pública en el país.

Junto con estadísticas sobre enfermedades como tetanos, varicela, paperas o parásitos, la SSA también lleva un registro detallado de personas acuchilladas o baleadas; Ciudad de México lidera la epidemia con más de 6 mil 500 casos de personas heridas por una de estas armas en 2018, una cifra histórica.

En la capital, el hospital Magdalena de las Salinas es el epicentro de tratamiento a víctimas de esta guerra urbana: funcionarios de Salud detallaron que el grueso de los casos de esta naturaleza son tratados ahí por personal de urgencias.

Los datos del Sinave, que concentra la información de hospitales y clínicas de todo el país, pintan de cuerpo completo el aumento de violencia a nivel calle en territorio nacional y trazan parte del complejo panorama que enfrentan las salas de urgencia en México, en las que paramédicos, médicos y enfermeras atendieron en promedio a 129 personas por día, a veces rebasando la capacidad de los servicios locales.

La información estadística, que México debe compartir sin alteraciones con la Organización Mundial de la Salud, destaca que en lo que va de 2019 la tendencia al alza de apuñalamientos y heridos de bala no se ha abatido y, al contrario, enfrenta un crecimiento continuo.

Este tipo de heridas creció en 3.3 por ciento en los primeros meses del año y registró 3 mil 427 casos, cifra mayor que la de 2018 y 2017. Es decir, este enero fue más violento que los de los últimos dos años, con 114 personas requiriendo atención de urgencias al día.

En orden descendente, la violencia por arma de fuego y punzocortantes se concentra en Ciudad de MéxicoOaxacaMichoacánChiapasGuanajuatoVeracruzJaliscoHidalgoEstado de México y Puebla, de acuerdo con datos oficiales del Sinave de la Dirección General de Epidemiología, mismo que se integra con información proporcionada por el IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud.

A mayor detalle, Ciudad de México tuvo 6 mil 537 casos, de los cuales mil 339 fueron mujeres. Eso quiere decir que 18 personas fueron atendidas, diario, por uno de los hospitales de la capital. Por otro lado, Oaxaca le siguió con 3 mil 976 heridos, de los cuales mil 85 son mujeres; en Michoacán la cifra fue de 3 mil 198, de éstas 833 mujeres; en tanto Chiapas reportó 3 mil 610 casos, de los cuales 998 fueron mujeres.

La violencia fue particularmente llamativa en Guanajuato, en donde de un año a otro pasó a ocupar el cuarto lugar a nivel nacional. El número de heridas creció en un 15 por ciento, al llegar a 3 mil 443 casos, de los cuales 626 son mujeres.

El Boletín Epidemiológico reportó en Puebla 2 mil 596 casos, de los cuales 721 responden a mujeres. Pese a contar una mayor población, el Estado de México tuvo solo mil 759 lesionados, mientras que en Hidalgo se registraron mil 711 y Jalisco mil 546.

El aumento de este tipo de heridas —que suelen dejar fuertes secuelas físicas y psicológicas— ha sido particularmente notorio desde 2014 y ha sufrido un crecimiento ininterrumpido durante 148 meses consecutivos, hasta llegar a la cifra récord reportada en 2018.

Investigaciones elaboradas por el Centro Nacional para la Prevención de Accidentes, establecen que los jóvenes varones son de los sectores más afectados. En 2000 se contabilizaba que en este sector de la población 4 de cada 10 muertes eran causadas por armas de fuego, mientras que en la actualidad 9 de cada 10 son cometidos con este tipo de armas.