Hondureño expulsado de ‘Hogar CDMX’ denuncia discriminación

Redacción / 18 de marzo de 2019 / con información de Excélsior

 

Felipe Pineda es un hondureño con residencia permanente en Méxicoque denuncia una suspensión injusta de Hogar CDMX, uno de los albergues a cargo de la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social de la Ciudad de México.

El pasado 16 de marzo Felipe fue obligado a abandonar el inmueble, en donde vivió durante más de un mes. Lo acusan de haber agredido a otro habitante de Hogar CDMX el sábado 9 de marzo. El asegura que no comenzó el desencuentro.

“Sucedió como a las 4:30 de la tarde. Mis niños estaban jugando en el patio del albergue y bajó el señor enojado, dijo que cómo sus niños que son mexicanos, 100 por ciento, no podían estar jugando en el patio y mis niños que son hondureños sí. Dijo que si no hacían caso había que pegarles y yo le contesté, esa fue la única agresión que tuve, yo le contesté con palabras: yo no golpeó a mis hijos y no los voy a golpear”, comentó Felipe.

La decisión de suspenderlo fue de la administradora del Hogar CDMX, Blanca Salazar, quien el 11 de marzo se lo notificó a través de un documento. Felipe intentó que se revirtiera la decisión y acudió en busca de Moisés García, director de los Centros de Asistencia e Integración Social de la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social de la Ciudad de México. Éste le reiteró la suspensión del albergue.

“4:30 de la tarde como por qué mis niños estaban jugando en el patio del albergue Hogar CDMX y bajó el señor enojado que dijo que por qué sus niños que son mexicanos 100 por ciento no podían estar jugando en el partido y mis niños que son hondureños sí. Por qué no le dice a él que les pegue a sus niños, la licenciada Blanca Salazar dio orden que los niños que no hagan caso que se les golpee y yo le contesté, esa fue la única agresión que tuve, yo le contesté con palabras: le digo yo no golpeó a mis hijos y no los voy a golpear. La conducta de usted de estar violentando el reglamento es lo que lo está llevando afuera, no yo”, le dijo García en un video.

El hombre de 47 años insistió en que se revisarán las cámaras para comprobar su inocencia, o que recurriría a otras instancias. La respuesta no cambio, indicó Moises García.

“Tenemos las cámaras de las agresiones y de la falta al reglamento de los dos usuarios, tenemos las evidencias documentales de las constancias de hechos que acreditan estas conductas prohibidas dentro de esta estancia (Hogar CDMX) y tenemos la bitácora de los oficiales que tuvieron que intervenir para que el conflicto entre estos dos usuarios no creciera, los dos usuarios van a tener que abandonar la estancia Hogar CDMX”, notificó a Excélsior Moisés García.

Sin embargo, Felipe asegura haber sido el único suspendido y ahora no puede vivir junto a su familia. “Quiero que nos ayuden por favor, porque no quiero que lo saquen, quiero que estemos unidos como familia, nunca nos hemos separado”, fue la petición de María Ochoa, esposa de Felipe y quien es originaria de Chiapas.

Sin más opción Felipe ha vuelto a dormir en la calle, el mismo día que fue suspendido de Hogar CDMX entró a trabajar, espera en un mes tener suficiente para poder rentar un cuarto y volver a estar de nuevo con su familia.