Falla mecánica y falta de mantenimiento, causas de caída de aeronave en Puebla: SCT

Redacción / 27 de marzo de 2020 / con información de Milenio

El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, informó que la causa probable del accidente aéreo en el que murió la entonces gobernadora de PueblaMartha Erika Alonso, su esposo Rafael Moreno Valle y la tripulación fue la pérdida de control del helicóptero, debido a una daños en los actuadores lineales de la aeronave.  

Dijo que el reporte final reveló que 11 días antes del accidente la aeronave tenía daños en piezas que mueven las aspas del motor.

“Pérdida de control del helicóptero debido a un alabeo repentino hacia la izquierda que no fue recuperado por el piloto al mando, provocando que el helicóptero se invirtiera en vuelo e impactara esa configuración contra el terreno”, indica el dictamen de la investigación. 

Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario agregó que el piloto solamente contaba con tres segundos para recuperar la maniobra. Y aseguró que no había reportes previos de falla. 

Factores contribuyentes:

  1. Prácticas de mantenimiento ineficaces por parte de la empresa que proporcionaba el servicio de mantenimiento.
  2. Inadecuada cultura de seguridad operacional del operador.
  3. Presión del operador para que se continuara realizando vuelos teniendo conocimiento de un mal funcionamiento intermitente del actuador lineal de alabeo del Sistema de Aumento de Estabilidad número dos (SAS 2), más allá de los requerimientos respectivos establecidos en la Lista de Equipo Mínimo (MEL) aplicable al helicóptero. 
  4. Insuficiente supervisión del mantenimiento y operación del helicóptero, por parte de la Autoridad de Aviación Civil.

Aseveró que las investigaciones arrojaron que antes del impacto “no hubo desprendimiento alguno del helicóptero, ninguna de sus piezas se desprendió”. Además, el la inspección de los restos del cuerpo de la aeronave y de los motores no es encontró evidencia de mal funcionamiento o falla que hubiera impedido su funcionamiento.

“De la investigación de los restos del cuerpo básico del helicóptero, de los motores, no se reveló evidencia del mal funcionamiento o falla que hubiera impedido el funcionamiento del helicóptero; sin embargo, en los actuadores de los sistemas hubo algunos hallazgos importantes“, comentó. 

El accidente ocurrió el 24 de diciembre de 2018 en Puebla y según las indagatorias, la empresa que alquilaba el helicóptero tenía conocimiento de que el helicóptero no debió haber volado y aun así continuó con la operación.