Ardilla con peste bubónica enciende alertas en Estados Unidos

Redacción / 14 de julio de 2020 / con información de Milenio

Como si una pandemia global de una enfermedad prácticamente desconocida no fuera suficiente para este 2020, hace algunas semanas, Mongolia reportó un brote de peste bubónica entre sus habitantes, y luego China anunció un caso, lo que puso en alerta al mundo. Ahora, en Estados Unidos, la preocupación se volvió latente al descubrir  a una ardilla que dio positivo a la enfermedad

Las autoridades de Jefferson, en Colorado, Estados Unidos, reportaron que el roedor fue encontrado en  Morrison, en donde fue testada para el enfermedad obteniendo un resultado positivo, por lo que en aquella ciudad se emitió una alerta a la población, según dio a conocer el Departamento de Salud Pública del condado. 

Según aseguró la autoridad sanitaria, la ardilla es el primer caso confirmado de la enfermedad en aquella zona, por lo que recomendó a la ciudadanía a tomar precauciones para protegerse a sí mismos y a sus mascotas contra la peste.

El Departamento mencionó que las probabilidades de infección son bajas si se sigue al pie de la letra las recomendaciones sugeridad, como son: 

  • Eliminar fuentes de alimento que atraigan a animales salvajes
  • No dar refugio a animales salvajes alrededor del hogar 
  • No alimentar deliberadamente a los animales 
  • Mantener el patio sin basura 
  • Evitar el contacto, propio y de las mascotas con animales salvajes y/ o roedores muertos
  • Controlar pulgas y garrapatas en las mascotas
  • Evitar que animales de compañía deambulen libremente fuera del hogar 
  • Tener precaución al manipular mascotas enfermas y llevarlas inmediatamente a un veterinario


¿Qué es la peste bubónica? 

Según información de la OMS, existen dos tipos de peste la bubónica y la neumónica. Ambas son enfermedades causadas por la bacteria Yersinia pestis, que normalmente se encuentra en animales pequeños y en las pulgas. Su diferencia radica en la forma de contagio. La bacteria Yersinia Pestis es zoonótica, lo que quiere decir que se presenta en animales y humanos. 

La peste bubónica es la forma más común, se transmite por la picadura de una pulga infectada y provoca, entre otros síntomas, la inflamación de los ganglios linfáticos, que una vez afectados recibes el nombre de bubón, de ahí el nombre de la enfermedad. 

 Una persona que se contagió de peste bubónica podría presentar síntomas de entre uno a siete días después del contacto con la bacteria y aunque es curable, si no se trata tiene una letalidad de entre 30 y 60 por ciento. En tanto, la peste neumónica es la forma más virulenta y agresiva de la enfermedad. Se transmite por las vías respiratorias, una persona contagiada podría presentar síntomas tan sólo 24 horas después de tener contacto con la bacteria y si no se trata a tiempo, provoca la muerte invariablemente. Esta forma de la enfermedad es la menos frecuente.