Acusan a Lozoya de ocultar cuentas cuando coordinaba campaña de Peña Nieto

Redacción / 29 de julio de 2020 / con información de Milenio

La Fiscalía General de la República (FGR) imputó a Emilio Lozoya, ex director de Pemex, por los delitos de asociación delictuosa, cohecho y operación de recursos de procedencia ilícita, por presuntamente intentar ocultar movimientos y cuentas bancarias cuando era coordinador de campaña del ex presidente Enrique Peña Nieto, en 2012.

Durante la segunda audiencia del ex funcionario, la FGR indicó que Emilio Lozoya excedió el número de inversiones en diversos países, principalmente en Europa.

Odebrecht en México era dirigida por Luis Alberto Meneses Weyll, quien constantemente se reunía con Lozoya para pedirle orientación en la estructuración de programas en diversos estado del país, Veracruz e Hidalgo, principalmente.

La FGR destacó que Emilio Lozoya le ofreció a Luis Alberto un cargo en la administración pública, en caso de que su partido llegara a ganar las elecciones, en 2012, y lo presentó con empresarios mexicanos para que hiciera alianzas.

Muchas de las cuentas provenientes de diferentes empresas estaban a nombre de la hermana de Lozoya, Gilda Susana Lozoya, y de su madre, Gilda Margarita Austin, a quien se le transfirieron 185 mil dólares y un millón 200 mil dólares por un inmueble en Ixtapa Zihuatanejo, los cuales tienen origen ilícito.

Al tomar el cargo de director general de Pemex, en su declaración patrimonial, Lozoya dijo que ser titular de la cuenta junto con su madre, además de que usó una cuenta en Alemania.

“Usted tenía conocimiento de la ilicitud del origen del dinero para las operaciones antes detalladas. Conoció a Luis Alberto M., cuando era representante de Odebrecht en México y le favoreció para conseguir contratos de obra pública.

“Usted refirió a Luis Alberto M., un pago de 4 millones de dólares cuando era parte del comité de campaña 2012 y le dijo que en caso de ganar tendría cargo que le permitiría proporcionar contratos de obra pública y así fue en los estados de Hidalgo, Veracruz y Tamaulipas”, resaltó la Fiscalía.

De acuerdo con la FGR, Lozoya solicitó que los pagos de Odebrecht se debían hacer a la empresa de la que era beneficiario, y designó a su hermana como beneficiaria de la misma.

“Ordenó la transferencia a su madre a una cuenta radicada México donde se dijo cotitular.

“En favor de otra mujer se hizo una transferencia para pagar el inmueble de Ixtapa. Esta operación la quiso justificar en la Secretaría de la Función Pública. Usted para ocultar la naturaleza del inmueble que adquirió por contrato de fideicomiso donde incluso estaban sus hijos”, detalló la Fiscalía al juez de control.

Además, Lozoya estableció que tenía la obligación de transferir la propiedad a su esposa,  Marielle Hellen Eckes, quien se alió con un representante legal que fue secretario de administración de Altos Hornos de México.

Por este motivo se le imputó el delito de cohecho cuando siendo director de Pemex se reunió en las oficinas de la paraestatal con los representantes de Odebrecht y le solicitaron su apoyo para resultar beneficiario de contratos de obras públicas y le prometieron 6 millones de dólares para diversas obras como la refinería de Tula, faltando al principio de objetividad como servidor público.

Agregó que incluso algunos contratos se debieron de hacer públicos por licitación, pero no lo hizo.